La Patagonia es una de las regiones más apartadas del mundo. Es una región muy extensa que abarca prácticamente toda la mitad sur de Argentina y Chile. La población es escasa, y los centros poblados pueden estar separados por cientos de kilómetros. El clima es por lo general templado o frío, pero en realidad puede ser muy variable. A continuación presentamos algunos consejos útiles para quienes planean visitar este interesante destino.

Estaciones

Tenga en cuenta que en el hemisferio sur las estaciones van en sentido contrario que en el hemisferio norte. En la Patagonia, la estación veraniega va desde diciembre a febrero, y el invierno se extiende desde junio hasta agosto. La primavera ocupa los meses de marzo, abril y mayo, mientras que el otoño acapara septiembre, octubre y noviembre. La temporada alta se corresponde básicamente con el invierno (sobretodo para destinos montañeses, por la práctica del esquí) y el verano (particularmente en las costas).

Vestimenta

Aunque a lo largo del año las temperaturas en la Patagonia tiendan a ser de frías a templadas, en verano puede hacer mucho calor, y el sol puede ser fuerte. Por lo tanto, lleve ropa adecuada de acuerdo con la época del año en que piensa viajar.

Movilidad

Por su enorme extensión, siempre es recomendable viajar a la Patagonia en avión. Esto es particularmente necesario si planea visitar puntos concretos hospedándose en hoteles todo incluido, o bien si desea conocer puntos distantes en un mismo viaje (por ejemplo, visitar Bariloche y luego el Glaciar Perito Moreno). Sin embargo, si quiere recorrer y conocer una zona en particular, lo mejor es ir en coche. Por ejemplo, la zona del Golfo San Matías no es tan extensa y puede conocerse mejor si tiene la oportunidad de moverse en coche.

Esperamos que estos simples consejos le ayuden a planificar mejor su viaje a la Patagonia.